Láser verde (Green Light XPS) para hiperplasia benigna o adenoma de próstata

¿Por qué el Láser Verde Green Light XPS?

Cualquier urólogo que esté al día en la última tecnología quirúrgica para operar la próstata sabe que el tratamiento con el Láser Verde (Green Light XPS) consiste en un procedimiento mínimamente invasivo para tratar la hiperplasia benigna o adenoma de próstata.

Doctor Gómez Pascual haciendo láser verde de prostata
Figura 1.- Dr. Gómez realizando una intervención de próstata con el nuevo Láser Verde (Green Light XPS) en el Hospital Quirón de Málaga

Respecto a las características tecnológicas de este nuevo Láser verde (XPS) de última generación podemos decir que emite a una longitud de onda de 532 nm y a una potencia de 120 W, lo que permite ir vaporizando el tejido benigno que al haber crecido con la edad comprime el conducto de la orina (uretra). Mientras se fotovaporiza se van electrocoagulando los vasos sanguíneos evitando el sangrado durante la operación. Esta ausencia de sangrado es una de las principales características de este Láser, así permite menor estancia en planta durante el postoperatorio y evita transfusiones de sangre por hemorragias.

Este nuevo Láser para la próstata (Green Light XPS) no produce necrosis profunda del tejido prostático lo que evita los habituales síntomas irritativos que se producen tras la cirugía de próstata como pasa con otros láseres o con la RTU convencional o clásica.

¿Cómo se ha desarrollado la Tecnología hasta conseguir este Láser?

En los últimos 30 años, la fotovaporización de la próstata es el avance más importante que se ha conseguido en el tratamiento quirúrgico de la Hiperplasia benigna o adenoma de próstata. Por remitirnos a su Historia reciente, el sistema láser de próstata fue desarrollado en la Clínica Mayo (Rochester- Minnesota-USA). Los primeros ensayos fueron realizados en perros y es a partir del año 1999 cuando se presentan los primeros resultados en humanos. Desde entonces son cada vez más los pacientes con Hiperplasia benigna que han sido operados obteniendo magníficos resultados.

Greenlight Laser Theraphy logo
Figura 2.- Logotipo de Green Light (AMS)

En el momento de escribir este artículo hemos de decir que se han operado más de 500.000 pacientes en el mundo utilizando esta técnica y se han publicado más de 80 artículos en las más prestigiosas revistas médicas que demuestran que es un método extremadamente eficaz, seguro y muy cómodo para los pacientes.

Láser verde en funcionamiento
Figura 3.- Detalle del Laser Verde en funcionamiento durante la cirugía

Pero, ¿cómo se realiza el procedimiento de tratar a un paciente con HBP mediante Láser verde XPS?

Básicamente consiste en la introducción de un Cistoscopio con un canal de trabajo por la uretra (conducto de la orina) y a través de una fibra láser de gran potencia se va fotovaporizando todo el tejido prostático obstructivo de manera rápida y muy efectiva.

Se aplica como decíamos anteriormente utilizando un cistoscopio que lleva incorporado un canal de trabajo de pequeño calibre. Este cistoscopio se introduce por la uretra (conducto de la orina), todo ello por supuesto bajo anestesia regional (tipo epidural), general o sedación profunda por lo que el paciente no siente dolor durante el procedimiento y cuando se despierta ya está operado.

Otra de las ventajas de operarse con Láser verde es que el líquido de irrigación que se utiliza durante la operación es suero fisiológico por lo que al no utilizar soluciones de Glicina al 5% como en la RTU de próstata convencional o clásica, el peligro de reabsorber en sangre sustancias que descompensen metabólicamente al paciente o le provoquen un síndrome reabsorción post-RTU no existe con esta técnica láser.

Al tener la luz del láser verde (green light XPS) un espectro de 532 nm tiene un nivel de reabsorción muy alto por el tejido prostático y mínimo por el agua. Esto permite la vaporización progresiva del tejido prostático (adenoma). Este tejido obstructivo o adenoma benigno se convierte en vapor de agua con la aplicación del láser y se va eliminando a través de un sistema de irrigación continua. Como al mismo tiempo que se fotovaporiza también se fotocoagula, los vasos sanguíneos que pueden sangrar se van sellando a la vez y no se produce sangrado durante la cirugía. Esto favorece que aquellos paciente que toman antiagregantes tipo aspirina o anticoagulantes (sintrom, etc.) van mucho mejor con el láser verde que con la RTU clásica o convencional. Dado que no sangra, a veces no es necesario dejar el sistema de lavado continuo por la sonda que se deja en una RTU de próstata clásica. El nuevo láser verde (green light XPS) es capaz de vaporizar de 1 a 2 gramos por minuto.

Al terminar el procedimiento se deja una sonda del 20-22 ch de calibre (de tres vías) que se retira en unas 12 horas tras la cirugía con lo que le paciente puede estar en casa a las 24 horas de la operación tras comprobar que orina de forma espontánea sin problemas.

¿Cómo son los resultados que se producen con el Láser verde XPS (green light)?

Pues este láser nos ofrece unos resultados tan buenos o mejores que la RTU de próstata convencional o clásica pero sin las posibles complicaciones de esta técnica. Antes lo hemos comentado, al vaporizar y no cortar el tejido adenomatoso benigno que comprime el conducto de la orina (uretra) lo que se consigue es una mínima agresión y resultados inmediatos. Al quitar la sonda a las 12 horas el paciente orina con un buen flujo miccional y puede irse a casa. En la mayoría de los pacientes se consigue un alivio inmediato de los síntomas, un aumento de flujo urinario espectacular, una satisfacción de más del 95% de pacientes y una vuelta a la vida normal en 72 horas aproximadamente. Por supuesto los resultados se mantienen a largo plazo y a los 5 años de seguimiento de los pacientes de la Clínica Mayo (Rochester-Minnesota-USA) ningún paciente ha requerido reintervenirse por Hiperplasia de próstata.

Complicaciones del Laser verde (Green Light XPS)

Son mínimas.

  • Un 30-40% de los pacientes intervenidos refiere retro-eyaculación o eyaculación retrógrada. Con la RTU clásica o convencional la incidencia es del 80-90%. Esta retro-eyaculación consiste en que en el momento del orgasmo durante la relación sexual, el semen no sale por la punta del pene. Suele ir hacia la vejiga y luego se orina sin ningún problema. No es peligroso ni produce ningún efecto a corto ni a largo plazo.
  • Menos del 1% de los pacientes comenta problemas de erección.
  • En un 10% de pacientes se produce un síndrome irritativo (aumento de la frecuencia miccional, escozor y urgencia) que tras unos días desaparece con el tratamiento post-operatorio preciso.
  • Un 5% de pacientes refiere sangre en la orina con la micción pero esto no requiere ninguna actuación por parte del urólogo y desaparece en unos días bebiendo abundantes líquidos. Importante que el paciente no realice importantes esfuerzos ya que una actividad física intensa inmediatamente tras el tratamiento favorece el sangrado.

¿Por qué me tendría que operar de próstata mediante Láser verde (green Light XPS)?

“Es cierto que todos los caminos conducen a Roma pero si es posible mejor ir en un vuelo privado y cómodo que no en coche”. ¿Qué quiere decir esto? Pues es muy fácil, todos los urólogos sabemos que una buena RTU de próstata clásica o convencional bien hecha dejará al paciente orinando bien y libre de la obstrucción que presentaba por la obstrucción del adenoma. Yo particularmente sigo haciéndolas regularmente en mi quehacer diario porque además de trabajar también en la sanidad pública que no dispone del Láser verde, no todos los pacientes de la medicina privada están dispuestos a pagar el sobrecoste que puede ocasionar esta técnica quirúrgica.

Doctor Gómez Pascual haciendo láser verde de prostata
Figura 4.- Pantalla de alta resolución que permite ver una visión con detalle de la Cirugía durante el procedimiento

Los resultados son muy buenos de una u otra forma pero la RTU de próstata clásica es más incómoda para el paciente, puede producir sangrado y un mayor número de complicaciones. Por recordar algunas yo destacaría el sangrado durante la RTU que obliga a usar durante este procedimiento una serie de líquidos a presión como la Glicina al 5% o suero de lavado que sirve para eliminar la sangre que dificulta la visión durante la cirugía y retrasa a veces la técnica. Esos líquidos a veces se absorben por los mismos vasos venosos que sangran, produciendo en algunos pacientes alteraciones analíticas y sobrecarga de volumen en el corazón. Así mismo tanto el calor que genera el electrobisturí de la RTU convencional de próstata son responsables de lesiones en los paquetes nerviosos que pasan junto a la próstata, por lo que puede producirse impotencia tras la cirugía, e igualmente puede lesionarse la uretra por el calor produciendo una lesión por diatermia y por ende una estenosis (estrecheces) en la uretra meses más tarde tras la cirugía, lo que puede ocasionar un grave trastorno e incluso nuevas cirugías para solucionarlas. Por otro lado en la cirugía, si el sangrado es alto, pueden producirse lesiones del esfínter por mala visualización ya que éste está en íntimo contacto con la próstata, lo que produciría una incontinencia urinaria, con escapes continuos de orina tras la cirugía.

Doctor Gómez Pascual haciendo láser verde de prostata
Figura 5.- Realización de la cirugía en posición de Litotomía con una postura cómoda para el cirujano (Los procedimientos quirúrgicos pueden durar de 2 a 3 horas dependiendo del tamaño de la próstata)

La gran ventaja del láser verde es que ofrece los mismos resultados que la RTU pero con muy pocas complicaciones.

Utilizando el láser verde (Green Light XPS):

  • No hay pérdida de sangre. El efecto de la fotocoagulación del láser verde hace que sea una técnica espècielmente indicada en los pacientes que toma antiagregantes y anticoagulantes.
  • Con la RTU clásica la sonda se retira a los 4-5 días lo que alarga la estancia hospitalaria, con el Láser verde a las 12-24 horas.
  • El alivio de los síntomas obstructivos es inmediato tras la técnica
  • Los resultados se mantienen a largo plazo y no es necesario hacer nuevas cirugías sobre las próstata
  • Vuelta a la vida habitual a los 2-3 días
  • No existe paso de corriente eléctrica ni generación de calor salvo en la punta de la fibra del láser (que no penetra más de 1-2 milímetros), por lo que no existe lesión nerviosa y no se produce impotencia (la impotencia es de <1%)
  • La ausencia de calor y de electricidad, junto con menor diámetro del instrumental usado para el láser permite evitar las tan temidas estenosis uretrales (estrecheces de la uretra) que podrían ocurrir semanas después de la RTU de próstata convencional.

La vaporización de próstata con láser Verde XPS (green Light) es una técnica segura con mínimo sangrado, escasas complicaciones y resultados inmediatos.

Hiperplasia benigna